La conciencia

Tomando como referencias las siguientes citas:

El Médium Francisco Cândido Xavier, Waldo Vieira. Extrae  del libro   “El Espíritu de la Verdad”  lo siguiente:

Para garantizar nuestra actitud firme en la senda recta, llevamos dentro de nosotros la conciencia, como si fuera portavoz del rumbo exacto.

En el libro de los espíritus, Pregunta 835.- La libertad de conciencia, ¿es consecuencia de la del pensar?

La conciencia es un pensamiento íntimo que pertenece al hombre, como todos los otros pensamientos.

En el libro de Elucidaciones Espíritas, José Aniorte:

El pensamiento es la fuerza del Espíritu que remueve las montañas, y la conciencia es el freno que controla esta fuerza.

A partir de estas consideraciones, el hombre es a la vez Espíritu y materia, y si sabe controlar y disciplinar la fuerza o poder que en él reside, puede comprender fácilmente la naturaleza humana, la vida y el destino que le espera, el bien y el mal, la libertad y la responsabilidad que posee para utilizar su libre voluntad.

Todo aquel que en lo más íntimo de su ser, oye pero no escucha esa voz que le acusa por faltar a su deber, por incumplir su responsabilidad espiritual, por falta de voluntad para rectificar su conducta, tampoco se da por enterado de los avisos que recibe, porque vive entre la luz y las sombras. Esa intranquilidad que siente el espíritu, influye relevantemente en la organización de todos los elementos que constituyen el organismo humano, recibiendo como una descarga enfermiza capaz de alterar todo su funcionamiento.  El espíritu, responsable de esta situación no reconoce la realidad, y busca refugio en una enfermedad física, que no encuentra porque sólo existe en su mente.

Conclusión:

Si nuestro Pensamiento y  Libre albedrío es positivo, nuestra Conciencia no nos reclama, el Espíritu está tranquilo y nuestro Cuerpo físico está sano.

Si nuestro Pensamiento y  Libre albedrío es negativo, nuestra Conciencia  nos reclama o nos avisa, el Espíritu está intranquilo y nuestro Cuerpo físico  puede enfermar.

 Trabajo enviado por Lidia.

Crisis de valores

¿Cuántas veces hemos escuchado hablar de que hoy e día se han perdido los valores y por ello nuestra sociedad está como está? ¿Creés realmente que se están perdiendo los valores o se están modificando?

Los Espíritus en sus más diversos comunicados vienen, a lo largo de los años, advirtiendo a la humanidad a respecto de sus desobediencias. La consecuencia de tanto egoísmo y ambición, evidentemente, no podría ser otra. ¡La crisis es de valores morales!

Ojalá, pero, que ella no se extienda con mayor agresividad, desencadenando, por ejemplo, una crisis de escasez de alimentos, lo que, inevitablemente, llevará al hombre para una guerra de exterminio de proporciones ¡inimaginables!

Chico Xavier, en varias oportunidades, elucidaba: – “La Tierra es un gran organismo que tambiénse enferma… Y, cuando se enferma, el ‘alma del mundo’ solicita una especie de sangría, para que todo vuelva a la normalidad…”

Una nueva orden económica mundial se torna necesaria. Los países ricos no pueden continuar oprimiendo a los países pobres. Nuestra civilizaciónes apenas de superficie. El mundo es un barril de pólvora, prestes a explotar. No es necesario ser profeta para efectuar tales vaticinios.

Infelizmente, de manera general, las religiones tradicionales fallaron en la conducción de las almas, continúan a existir por tradición o mera formalidad. No acompañaron el progreso de la inteligencia y yacen estancadas. Es cosa que no puede suceder con el Espiritismo, cuya función precipua es la de revitalizar el Evangelio de Jesús.

      Así que, no esperemos solución para los problemas espirituales de la humanidad con base en la inyección de dólares en el mercado. En alabanza de un futuro mejor y que todo puede ser revisto. Las bolsas entran en crisis, es necesario, pues ¡que suceda! Nos dijo Jesús… Es necesario que vengan los escándalos…”

Veamos la sabiduría de la espiritualidad conforme consta en el libro “NuestroHogar” del Espíritu André Luiz, psicografado en 1943, por lo tanto, hace 68 años, que nos muestra otra especie de cambio imperando más allá de la muerte: ¡el bonos-hora! Es la moneda que jamás pierde su valor, no creando una economía ficticia, porque basada en el esfuerzo individual e intransferible.

        No nos olvidemos de que el dinero en el mundo es una convención que apuntala con base en la capacidad del hombre ilusionar al propio hombre. En el mundo en que vivimos impera el retrato de la injusticia social generando la crisis de valores morales.  Pero, el dinero puede ser aplicado y distribuido con Amor generando el progreso de la humanidad.

 En fin, sembrando la Esperanza yla Caridad vivenciando la Justicia para que todos podremos, así, mejorar los días del mañana. ¡Piense en Esto!

Fuente: Jornal Leep nº 14 de Uberaba – Brasil.

Mensaje publicado en el Jornal Cinform de Aracaju el día 25.07.2011 para un tiraje de 25.000 ejemplares.

Mensaje traducido por el Grupo Maria de Nazareth de Santiago de Chile.

De Joa Cabral